lunes, 20 de septiembre de 2010

El Koala y el erizo

Llueve. Mis pensamientos se están empapando. No, no duermen conmigo ni comparten mi habitación. Están fuera, siempre lo han estado y es donde deben estar porque si estuvieran en la misma habitación sería señal que estoy muy solo o muy muerto, mientras vuelen por ahí creo que puedo sentirme afortunado. Estoy recordando la película La elegancia del erizo que habla de una mujer que vive muerta y no resucita hasta que abre la puerta de su apartamento en Paris y deja que sus pensamientos salgan a volar...

Hay muchos erizos en este parque, pinchan si te acercas un poco, tienes que ir con cuidado incluso si solo les quieres acariciar. ¿Sabéis como se come el zorro al erizo? Se mea encima, esto provoca que el erizo se dé la vuelta y deje al descubierto la única parte vulnerable que tiene, la panza. Que forma más triste de que te lleguen al corazón.

¿Qué animal sería el contrario del erizo? Yo creo que un koala. Es suave, blandito y duerme abrazado a una ramita. Tiene que ser el koala sin duda. Hay muchos koalas también en este parque. Así que tenemos un parque lleno de koalas y de erizos. Los erizos se acuestan con otros erizos, y aunque se pinchen entre ellos supongo que se acostumbran y puede salir un buen polvo. Los koalas también se van a la cama con otros koalas, supongo que a estos no hay quien los separe. Pero que pasa cuando un koala quiere algo con un erizo...pues me imagino que antes tendrá que llegar al corazón del erizo sin mearse encima. Y este polvo puede ser genial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada